La Comisión Europea (CE) ha presentado hoy (10/01/2017) una nueva legislación más estricta en materia de privacidad que tiene como objetivo asegurar la confidencialidad de las comunicaciones electrónicas. Las medidas propuestas por el organismo europeo actualizan la normativa actual para incluir a los nuevos proveedores de comunicaciones digitales, como WhatsApp o Facebook Messenger, así como para incrementar la dureza de las leyes y también para abrir nuevas oportunidades de negocio.

De este modo, el nuevo proyecto de Reglamento amplía su ámbito de aplicación a todos los proveedores de comunicaciones electrónicas. La actual Directiva sobre privacidad hasta ahora solo se aplica a los operadores de telecomunicaciones tradicionales, quedando excluidos los nuevos actores como WhatsApp, Facebook Messenger, Skype, Gmail, iMessage o Viber, entre otras aplicaciones de mensajería instantánea. La nueva propuesta los equipara a los operadores convencionales, obligando a los nuevos proveedores de servicios a garantizar la confidencialidad de las conversaciones.
Por tanto, la actualización de la Directiva actual por un Reglamento directamente aplicable tiene la finalidad de que todas las personas y empresas de la UE puedan disfrutar del mismo nivel de protección para sus comunicaciones independientemente del canal que utilicen para intercambiar información.
Además del contenido, la nueva normativa también prevé garantizar la privacidad de los metadatos derivados de las comunicaciones electrónicas, como la ubicación o el tiempo de llamada. Estos datos son considerados confidenciales y deberán ser anónimos o eliminados si los usuarios no han dado su consentimiento para ser tratados, a menos que se trate de información imprescindible, por ejemplo para fines de facturación.
Por otra parte, con este Reglamento la CE también tiene la intención de abrir nuevas oportunidades de negocio para los operadores. Por este motivo, una vez que el usuario ha otorgado el consentimiento para el uso de sus datos, los operadores podrán emplearlos para proporcionar servicios adicionales a los consumidores. Así, por ejemplo, se podrían producir mapas de calor que indiquen la ubicación de las personas para ayudar a las autoridades públicas y las empresas de transporte a desarrollar nuevos proyectos de infraestructura.
Nuevas medidas sobre las cookies y el spam

La propuesta de la CE también simplifica las medidas relacionadas con las cookies. Con el objetivo de evitar la multitud de solicitudes de consentimiento que los usuarios reciben en la actualidad mientras navegan, la nueva normativa prevé una forma más sencilla para aceptar o rechazar el seguimiento de las cookies y otros datos de identificación en caso de riesgos para la privacidad. Los avisos de cookies que no pongan en peligro la confidencialidad pero que facilitan la experiencia de Internet serán eliminados, por ejemplo las que permiten recordar el historial de nuestro carrito de la compra en una tienda online.
En lo relativo al spam, el nuevo Reglamento prohíbe expresamente las comunicaciones electrónicas no solicitadas por cualquier medio, ya sea correo electrónico, SMS o llamadas telefónicas. Por tanto, los consumidores podrán mostrar su oposición a recibir llamadas de mercadeo, y las compañías de telemarketing estarán obligadas a mostrar en todo momento su número de teléfono o emplear un prefijo especial que indique que se trata de una llamada de publicidad.

La nueva propuesta de normativa todavía necesita la aprobación del Consejo Europeo y del Parlamento Europeo para convertirse en ley, y la CE espera que se pueda adoptar sin complicaciones para el 25 de mayo de 2018.