Los colores de batalla de MSI en el apartado gaming siempre han sido el rojo y el negro. Pero en un pc gaming, la estética es muy importante, y hay veces en las que esos colores no encajan con el diseño y los componentes de nuestro equipo.
Por eso, MSI lanza una edición limitada de la GTX 1070, llamada Quick Silver, cuya característica más destacada es la desaparición del color rojo por un llamativo plateado, más sobrio pero que puede encajar mejor en algunos equipos. Esto de las ediciones limitadas es algo que ya ha explotado con su GTX 1080 anniversary edition.

La MSI GTX 1070 Quick Silver cuenta además con un backplate trasero, también acabado en este mismo color plateado con el logotipo de MSI con iluminación configurable, que además de mejorar notablemente el diseño de la 1070 Quick Silver, permite tener una mejor refrigeración tanto de la GPU como de las fases de regulación de voltaje.
Y ya que hablamos de estas últimas, hay que decir que esta tarjeta gráfica cuenta con un diseño de pcb personalizado donde tenemos 10 fases de alimentación para asegurar la máxima estabilidad. A pesar de este diseño personalizado, necesita al igual que el diseño de referencia de un único conector de 6 pines.
El sistema de refrigeración es el mismo Twin Frozen VI que equipan los modelos MSI Gaming X. Además, gracias al diseño TORX fan de estos consigue un 22% más de presión, por lo que el rendimiento térmico se ve mejorado. Los rodamientos de doble bola garantizan la máxima durabilidad de los mismos.


Llegarán al mercado en 2 variantes, una con las frecuencias ya conocidas del modelo de referencia, situadas en 1531 MHz de frecuencia base, y 1721 en modo Boost. La versión OC de la GTX 1070 Quick Silver es capaz de alcanzar los 1607 MHz de frecuencia base y los 1797 MHz en Boost.