El Sindicato de Actores en pantalla, organización a la que pertenecen diversos actores de doblaje que participan en videojuegos, podría irse a la huelga. Esto en medio de una negociación para actualizar un acuerdo, vigente desde mediados de los años 90. Entre las condiciones, exigen un mejor plan de bonos económicos. La justificación es que, en todos estos años, las condiciones y exigencias para dotar de voz a los videojuegos han cambiado mucho.

“Pedimos un bono razonable por cada dos millones de copias vendidas, con un tope a los 8 millones de consumidores. Esto da un potencial de cuatro pagos de bono por los juegos más exitosos”, comenta la organización. También se pide una mayor tranparencia al momento de dar a conocer a los intérpretes las condiciones en las que van a trabajar.

“No trabajarías en un programa, comercial o película sin saber el papel que estás interpretando y cómo queda en la historia, aunque así se nos pide una y otra vez en los medios interactivos. Nuestra propuesta pide la siguiente información en la medida de lo posible: ¿Cuántas sesiones de trabajo esperan agendar? ¿Qué clasificación esperan recibir? ¿Hay contenido ofensivo? ¿Las sesiones serán difíciles vocalmente? La transparencia es la clave. Merecemos saber con claridad dónde nos estamos metiendo antes de comprometernos con un rol”, añade el documento.

La huelga se concretaría si el 75% del sindicato apoya la propuesta. Actores como Will Wheaton o Jennifer Hale han apoyado el llamado al paro.