Valve ha finalizado la metamorfosis de su juego más exitoso del momento, el ahora conocido como Dota 2 Reborn (El Renacer). El título MOBA de la compañía que ha completado su port al motor gráfico Source 2 tras estar disponible desde el pasado mes de junio en fase beta, la cual finalizó en el día de ayer. Además de mejorar levemente el apartado gráfico, se añadió una nueva interfaz más intuitiva, nuevo modos de juego (como uno de hasta 20 jugadores simultáneos), se añaden los niveles Dota, y se han realizado optimizaciones para que usuarios con equipos aún menos potentes puedan disfrutar del juego.